La evolución del mantillo de madera dura

Share:

By Chuck Whealton, Region Manager

La aplicación de mantillo consiste en utilizar productos orgánicos como cobertura para conservar la humedad, reducir las temperaturas del suelo y controlar el crecimiento de malezas alrededor de las plantas deseadas. Esta práctica es anterior a los registros escritos de jardinería, desde el siglo XVII. Hasta el día de hoy, los granjeros y los propietarios de viviendas acolchan con productos orgánicos como hojas, estiércol, recortes de césped y la madera dura que se conoce universalmente como mantillo. El acolchado de madera dura como producto y el acolchado como práctica hortícola han evolucionado enormemente en los últimos cincuenta años, y no necesariamente en beneficio de las plantas. De hecho, la preocupación por el valor estético del mantillo ha llevado a una epidemia de exceso de acolchonado desde una perspectiva hortícola.

La historia

En la década de 1960, el mantillo de madera dura (también llamada corteza) creció en popularidad en todo el Atlántico Medio y en otras áreas donde predominaban los bosques de madera dura. Alimentada por el crecimiento en el mercado de la vivienda y el negocio de muebles, la industria maderera estaba en auge. Todos los aserraderos tenían una montaña de corteza en descomposición, un producto de desecho generado en el descortezado de troncos para la madera, que debían eliminar. Al molerlo un poco más fino, la corteza de la madera dura se ajustó a la descripción de lo que debería ser el mantillo: era orgánico, retenía la humedad, controlaba el crecimiento de las malezas, estaba parcialmente descompuesto, era de color oscuro y atractivo en el paisaje. La medida de la calidad del mantillo se determinó por tres factores principales: más fino era mejor que grueso, más oscuro era mejor que claro (lo que significa que había envejecido más) y un mayor contenido de corteza (en comparación con el contenido de madera) significaba que el color se desvanecería más lentamente. Durante los siguientes veinte años, el acolchado de calidad bien envejecido fue barato y fácilmente disponible.

A principios de la década de 1990, la industria de muebles se había mudado al extranjero y la industria de la madera en los Estados Unidos estaba en declive. Al mismo tiempo, los municipios prohibieron los desechos orgánicos verdes en los vertederos tradicionales (troncos / ramas / hojas de árboles, recortes de arbustos, recortes de césped, etc.) debido a los costos de eliminación. Tenía que ir a alguna parte, por lo que se convirtió en un aditivo de mantillo conveniente y económico. Al principio, se limitaba a un veinte por ciento o menos por volumen, pero con el tiempo, al mejorar las prácticas de compostaje, el porcentaje de desechos verdes y el contenido de madera aumentó. En ese momento, la apariencia oscura y rica de mantillo se había convertido en sinónimo en la mente de los clientes con paisajes bien mantenidos, con una mentalidad de “más es mejor” (o al menos mejor presentación).

Hoy en día, la industria maderera ha desaparecido. El mantillo de calidad ahora es una mezcla fabricada de desechos verdes, tocones triturados y escombros de desbroce de tierra, envejecidos solo durante algunos meses y teñidos para mantener las expectativas estéticas. Los fabricantes de menor calidad inyectarán una corriente de madera procesada, incluyendo paletas y escombros de construcción, en su mantillo, trayendo con ellos clavos, vidrio y otros materiales extraños. Un mayor contenido de madera también significa que el mantillo lleva más tiempo y requiere más nutrientes para descomponerse por completo. El resultado es un producto de mantillo muy diferente de su intención original.

El problema resultante

Si bien la calidad del mantillo ha cambiado drásticamente, su popularidad en el mercado se ha disparado. El propósito y el valor percibido de la cobertura hoy en día es en gran medida para la estética. Se ha producido un cambio completo de la corteza a los desechos verdes en gran parte compostados y el mantillo de madera procesada, que tiene una tasa de descomposición más lenta. Además, los contratos comerciales rutinariamente requieren una o más aplicaciones anuales de dos pulgadas o más de mantillo fresco, sin importar la cantidad de mantillo ya presente. Esto ha dado lugar a una epidemia de paisajes sobrecargados que suponen un grave riesgo para la salud de las plantas.

La solución

El único curso de acción es eliminar el exceso de cobertura actual y limitar la cantidad total de mantillo nuevo y mantillo existente a no más de cuatro pulgadas.

  • La remoción de mantillo se debe realizar a todos los árboles que tienen raíces adventicias enterradas (los árboles en camas no están exentos de este proceso)
  • Los anillos originales del suelo deben ser removidos dos a tres años después de la siembra inicial.
  • Es probable que la remoción de mantilla sea necesario como una función de mantenimiento rutinario cada cinco a siete años en promedio cuando la aplicación de mantillo es una expectativa y requerimiento del cliente. Dado a que la cobertura de hoy en día toma más tiempo en descomponerse, la acumulación de mantillo ocurrirá antes y debe removerse con más frecuencia en el futuro.

Si se resuelve a tiempo, los árboles en mal estado se recuperarán. En función de la gravedad de la declinación, los árboles pueden necesitar vigilancia y cuidados complementarios.

Cuando se aplica nuevo mantillo de madera dura, Ruppert solo utiliza mantillo fabricado con material virgen, lo que significa que su uso original es como mantillo, no madera procesada o escombros de construcción que probablemente contienen clavos y otros contaminantes. Nuestros proveedores están certificados por el Consejo de Mantillo & Suelo (mulchandsoilcouncil.org). Para obtener más información sobre nuestras prácticas de acolchonado, comuníquese con su gerente de área.