El Rincón del Entrenador: Asegurando una renovación de césped exitosa

Share:

Por Joe Ketterer, director de calidad y eficiencia

La renovación del césped, que consta de una secuencia de operaciones en el momento adecuado, como aireación, abonado y sembrado, ayuda a aumentar la salud y la viabilidad del césped. Este proceso tiene lugar a finales del verano o principios del otoño, cuando la temperatura del aire es fría, pero la temperatura del suelo sigue siendo cálida. Hay una variedad de razones por las que podemos sugerir una renovación del césped para abordar las deficiencias en una parte de la propiedad o, en algunos casos, en toda el área del césped, que incluyen, entre otros:

  • Césped mal establecido en la instalación inicial
  • Pérdida de densidad debido a sequía, insectos o enfermedades
  • Infestación de malezas y pastos indeseables
  • Tráfico peatonal excesivo o daños en la construcción
  • Introducir nuevas variedades de césped que puedan resistir mejor el estrés ambiental.

Para este momento de la temporada de otoño, la mayoría de nuestras operaciones de renovación de césped se habrán completado. Ahora, es nuestro trabajo asegurarnos de obtener el mejor rendimiento de la inversión de nuestros clientes y aumentar las posibilidades de tener una buena germinación y desarrollo de los pastos recién sembrados.

Entonces, ¿qué podemos hacer para asegurar el éxito?

  • Regar: tenga en cuenta las cantidades de lluvia natural, así como los niveles de riego, y ajuste según sea necesario para mantener el semillero húmedo, pero no sobresaturado para evitar la mortalidad de las plántulas. Una buena regla general es:
    • Durante las primeras cuatro semanas: menos agua, con más frecuencia
    • Después de cuatro semanas: más agua, con menos frecuencia
  • Cortar: el hecho de que el césped sea nuevo no significa que no deba cortarse según sea necesario; sin embargo, debemos tener en cuenta algunas cosas:
    • Comience con una altura de corte más alta para evitar dañar las nuevas plántulas.
    • Evite dejar recortes excesivos, u hojas, si es más tarde en la temporada, porque pueden sofocar las plántulas y privarlas del acceso al oxígeno, la luz solar y la humedad.
    • Reduzca el tamaño del equipo cuando sea necesario para evitar daños por el peso y el giro de máquinas pesadas, que pueden romper el césped y destruir las plántulas, dejando una calvicie antiestética.
  • Fertilizar: trate el césped nuevo de acuerdo con los resultados de las pruebas de suelo y las leyes de manejo de nutrientes vigentes, con un fertilizante de inicio completo que se debe aplicar al mismo tiempo que la siembra O con un fertilizante con control de malezas post-emergente solo si es necesario (permita un mínimo de 4-6 semanas durante las cuales las plántulas se han cortado 2-3 veces antes de usar herbicidas).
  • Proteja: pida ayuda al cliente para mantener los vehículos y equipos fuera del césped y reducir el tráfico peatonal al mínimo.

¿Por qué todavía fallan algunas renovaciones de césped?

Si completó una renovación del césped al pie de la letra, y el programa de cuidado posterior se siguió correctamente, y la siembra aún no produce una planta de césped saludable, lo más probable es que el problema esté en el suelo.

No se puede subestimar la importancia de analizar el suelo y mantener el equilibrio adecuado de la química del suelo, ya que es un componente clave para el éxito de las operaciones básicas de aireación y resiembra. Una prueba de suelo, que debe realizarse a mediados del verano, proporciona información valiosa, incluidos los niveles de nutrientes (el fósforo y el potasio son cruciales para el desarrollo de las plántulas); nivel de pH (idealmente entre 6.0 y 7.0); y la capacidad de intercambio catiónico (CIC), que es esencialmente una medida de la capacidad del suelo para atraer y retener nutrientes.

Con demasiada frecuencia en nuestra industria, este paso importante se pasa por alto debido al tiempo que lleva obtener resultados y recomendaciones de un laboratorio de análisis de suelos apropiado y confiable. El costo real de la prueba es insignificante en comparación con el costo de una renovación fallida del césped. Se pueden agregar nutrientes, fertilizantes o materia orgánica adicionales al área recién sembrada después de la renovación del césped para tratar de abordar los problemas de química del suelo, pero en realidad estos deben hacerse a fines del verano antes de que comiencen las renovaciones. La solución ideal, como solemos decir, es hacerlo bien la primera vez y empezar con el fin en mente.