¿Y ahora que?

Share:

Por Mike Felts, vicepresidente de RR.HH. y TI

El decir que los últimos dos años han estado llenos de serios desafíos se está convirtiendo en un cliché. Estos son “tiempos sin precedentes”, después de todo. Todos hemos pasado por mucho y hemos tenido que enfrentar una serie de obstáculos que nunca vimos venir, e incluso cuando cerramos 2021, ¡todavía no estamos fuera de peligro! Entonces, cuando miramos hacia otro año de incertidumbre, la pregunta es: “¿Qué hacemos ahora?”

En tiempos de incertidumbre, lo mejor que podemos hacer es centrarnos en lo que sabemos. Y sabemos que siempre que hacemos puede parecer que no marca una gran diferencia en el salimos de situaciones desafiantes aún más fuertes al confiar en nuestros valores fundamentales. Estos valores: respetar a nuestra gente, valorar a nuestros clientes, apropiarse y retribuir a nuestras comunidades, son eternos. Nuestra organización ha pasado por muchas cosas en los últimos 50 años, pero siempre hemos descubierto que si nos apegamos a nuestros valores, encontramos la dirección que necesitamos.

Mientras reflexiono sobre estos principios y cómo pueden guiarnos en el futuro, he aquí algunos pensamientos:

  • Nos cuidamos unos a otros. Sea la ayuda que alguien más necesita. Sepa con qué está luchando su gente. Sea la solución si puede, y si no puede, este presente para brindar apoyo, eso puede marcar la diferencia.
  • Recordamos nuestro compromiso con nuestros clientes y comunidades. En el día a día, lo gran esquema de las cosas. Pero lo que hacemos tiene un impacto mucho mayor de lo que a menudo creemos. Estamos en el negocio de empoderar a las personas y apoyar a las comunidades, y no debemos subestimar eso.
  • Seguimos en marcha. Somos solucionadores de problemas. Sí, podemos culpar a factores externos de casi cualquier deficiencia, pero también pueden hacerlo todos los demás. Asumimos la responsabilidad y encontramos la manera de vencer. Nos diferenciamos de la competencia por ser la solución, no por poner excusas.

Entonces, en respuesta a la pregunta: “¿Qué hacemos ahora?” Recordamos quiénes somos y lo que hemos superado. Aceptamos los desafíos. Trabajamos duro. Y nos cuidamos unos a otros. Así es como avanzamos como un equipo más fuerte y resistente.