¿Por qué mantenemos nuestra flota internamente?

Share:

Por Greg Franklin, vicepresidente de flota, instalaciones, y seguridad

Hay muchas formas en que una empresa puede administrar su flota, desde arrendar equipos hasta poseer y mantener sus propios activos. Si bien el rentar tiene sus ventajas (flexibilidad, costos iniciales más bajos, mantenimiento subcontratado) y desventajas (costos más altos a largo plazo, falta de equidad, dependencia del concesionario para las reparaciones), siempre hemos elegido una estrategia que implica poseer y mantener nuestros propios vehículos y equipo (junto con muchas de nuestras instalaciones). Esta estrategia ha demostrado ser más rentable y beneficiosa a largo plazo, y nos permite asumir la propiedad y albergar un sentido de orgullo por nuestra flota. Nuestra flota juega un papel importante en maximizar nuestra eficiencia en el campo y mantener el control sobre nuestra imagen, que es una pieza importante de nuestra cultura, ya que nos esforzamos por establecer un estándar en la industria en lo que respecta a la presentación. Cada una de nuestras sucursales está equipada con la misma línea de equipo: todos obtienen el mismo camión, el mismo remolque y las mismas podadoras. La consistencia nos permite aprovechar nuestro poder adquisitivo, mantener niveles más bajos de inventario en nuestros talleres para las piezas de repuesto y estandarizar nuestra capacitación para que no necesitemos capacitar a los equipos o mecánicos en el funcionamiento de los productos de varios fabricantes.

En última instancia, nuestro objetivo es tener la flota más atractiva, confiable, duradera y segura de la industria. Para lograrlo, confiamos en que todos hagan su parte, incluidos nuestros trabajadores de campo de primera línea. Se espera que los trabajadores realicen un mantenimiento de rutina en todo el equipo asignado o utilizado por ellos. Esto incluye la limpieza, el mantenimiento y la inspección de todo el equipo al menos dos veces por semana. Se espera que todos los camiones y remolques se mantengan limpios, organizados y presentables tanto por dentro como por fuera, en todo momento. Cada conductor y gerente de campo es responsable de mantener limpios los camiones y remolques durante la semana, y contratamos a un proveedor para que lave cada camión y remolque de producción semanalmente, además de encerar nuestros vehículos tres veces al año. Limitar la cantidad de equipo de repuesto que se mantiene en el inventario nos brinda la oportunidad de invertir más en mantenimiento y capacitación en nuestro equipo. Por este motivo, es fundamental que todos los equipos estén en pleno funcionamiento en todo momento. Para asegurarnos de que nuestro personal de taller está haciendo su parte para apoyar a las sucursales que atendemos, nos adherimos a un riguroso programa de mantenimiento. Con mecánicos en el sitio y talleres de servicio completo en cada una de nuestras sucursales, podemos trabajar en cada activo internamente y asegurarnos de que el equipo esté funcionando al máximo rendimiento.

Además de la expectativa diaria de mantener un vehículo limpio y ordenado, cada pieza de equipo, camión y remolque se somete a un reacondicionamiento completo (también conocido como “recon”) todos los años en verano e invierno. Esto incluye inspeccionar todos los componentes mecánicos para verificar que funcionen correctamente, reparar cualquier deficiencia encontrada y dar servicio completo a cada unidad reemplazando todos los fluidos y piezas de mantenimiento (como bujías y filtros). Recon no se limita al servicio y reparación mecánicos, ya que cada vehículo, remolque y piezas de equipo grandes se tratan cosméticamente durante este tiempo según sea necesario, además de garantizar que no haya preocupaciones o peligros de seguridad. Nuestro proceso de reacondicionamiento es muy detallado e intenso, y se espera que cada unidad esté en condición “como nueva” al comienzo de cada temporada respectiva. Esto nos permite extender la vida útil de nuestros vehículos y equipos mucho más allá de la de nuestros competidores, manteniendo la apariencia a la altura de nuestros altos estándares. También minimiza el tiempo de inactividad, lo que resulta en mayor productividad y en aceptables horas de trabajo.

Si bien ciertamente es emocionante obtener un camión, remolque o cortadora de césped nuevos, prolongar la vida útil de estos activos ayuda a reducir los gastos generales de nuestro equipo, lo que a su vez se traduce en ahorros que podemos traspasar a nuestros clientes. Ser propietario de nuestro equipo también nos ayuda a retener una cierta cantidad de capital, porque, aunque podemos determinar que un activo ya no cumple con el estándar de Ruppert, en la mayoría de los casos podemos vender un activo y recuperar algunos de nuestros costos iniciales al final de su ciclo de vida. Nuestra atención al detalle también nos ayuda a establecer una expectativa con nuestros clientes incluso antes de poner un pie en su propiedad: cuando ven un camión limpio, trabajadores bien vestidos y un equipo limpio y organizado, existe la expectativa de que recibirán un servicio de calidad alto. Como afirman nuestros Valores Ruppert, “los recursos que dedicamos a nuestra imagen están más que compensados por una mayor eficiencia, una moral más alta, un orgullo empresarial elevado y un valor agregado para el cliente”. Este es el valor que pretendemos aportar a nuestros compañeros de trabajo y clientes al mantener nuestra propia f lota de herramientas, equipos y vehículos de alto rendimiento.